El joven había sido sentenciado a 15 años de prisión por intento de asesinato, asalto, posesión de arma de fuego y conspiración, pero revocaron su condena.

Un joven estadounidense que fue sentenciado a 15 años de prisión por intento de asesinato, asalto, posesión de arma de fuego y conspiración finalmente no cumplirá la condena.

La sentencia hacia Tysheem McGregor fue revocada porque se produjo un romance entre una miembro del jurado y un testigo de la acusación.

El enfrentamiento en donde el acusado estuvo involucrado en 2015, pero el juicio se llevó a cabo dos años más tarde. En ese momento, la mujer se enamoró de Xavier Classen, hombre que testificó en contra de McGregor.

A partir de ahí, comenzaron las cartas entre ambos, y ella se identificó como “la del cabello rubio con el moño”, facilitándole también su teléfono para mantener el contacto. Y Classen, en prisión por otros cargos, le contestó.

Fueron varios los mensajes románticos entre ambos, e incluso varios llamados al día, con visitas a la cárcel. La situación pasó a mayores, y ella le solicitó al juez un permiso de matrimonio, además de una reducción de la condena para su “enamorado”.

Como se acercaba la fecha del juicio y el romance ya no se podía ocultar, la Fiscalía se contactó con la defensa y se inició una investigación para esclarecer la situación: en la audiencia fijada, ella dijo que era “simplemente un ser humano que había cometido un error”.

“Me sentí mal por alguien que realmente intentó cambiar su vida”, dijo en declaraciones al magistrado, señalando también que “había una atracción física”. En principio, esta conducta de la jurado no era suficiente para revocar la condena de Tysheem McGregor.

A pesar de que uno de los jueces consideró que esta relación amorosa no condicionó la sentencia, la corte de apelaciones destacó que la conducta fue “flagrante” y “deliberada”, por lo cual se tomó esta decisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.