En avenida Cazadores Correntinos, entre las calles Gascón y Montecarlo, el conductor de un Chevrolet Corsa impactó contra un Toyota Corolla aparcado en la vía pública, propiedad de un vecino de la zona. De acuerdo a testigos, el hombre habría estado en total estado de ebriedad. El siniestro vial se produjo a las 6:30. Cuando era atendido en el Hospital Escuela por una herida en el ojo, el hombre huyó del centro de salud.

Según datos aportados por ocasionales testigos, el conductor sufrió heridas en su humanidad cuando impactó con la cabeza contra el parabrisa de su automóvil. Ello derivó en su traslado e inmediata internación.

Precisamente, por las lesiones y la atención médica, al hombre no le hicieron el correspondiente control de alcoholemia.

“Vine a dejar unas cosas en mi casa porque estoy trabajando. Me llamó mi vecino y me dijo que una persona se incrustó contra la parte trasera del auto. El conductor estaba en estado de ebriedad, golpeó la cabeza con el parabrisas rompiendo el mismo. También había un vómito en el asiento del acompañante”, comentó el propietario del destrozado vehículo estacionado.

El ebrio conductor fue derivado al Hospital Escuela. Allí fue atendido por diversas lesiones pero la principal era una herida de mucha consideración en un ojo. Ni bien se le realizaron las primeras curaciones, el hombre se levantó y escapó del centro de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.