Especialistas llevaron a cabo una investigación que determina los peligros que implica el uso de los saquitos para hacer infusiones.

En contacto con agua caliente, cada bolsita de té libera millones de partículas de microplástico que contaminan dicha infusión que se consume en todo el mundo.

Esto se debe a que el 96% de las bolsitas contienen polipropileno, una fibra sintética que es utilizada para sellarlas y asegurar que no se filtre su contenido en la taza.

Así lo indicó un estudio realizado por expertos de la Universidad de McGill -ubicada en Canadá– a través de una publicación en la revista Environmental Science & Technology.

Los autores de la investigación analizaron al menos cuatro de las marcas de té más populares en el mercado local, y descubrieron que una sola bolsa libera aproximadamente 11.600 millones de micropartículas y 3.100 millones de nanopartículas de plástico al ser sumergidas en agua hervida.

Para concretar este experimento, los especialistas abrieron los saquitos y les quitaron todo su contenido. Instantáneamente, las lavaron para luego sumergirlas en contenedores con agua para simular la infusión. Una vez finalizado este paso, implementaron técnicas de microscopía electrónica para analizar el estado del agua.

Los resultados mostraron niveles de microplástico que exceden de manera alarmante aquellos hallados anteriormente por otros estudios similares sobre otro tipo de alimentos.

Para determinar potenciales efectos nocivos para los seres humanos, los investigadores pusieron en marcha otro experimento en el que expusieron a pulgas de agua -una especie de organismo acuático utilizado frecuentemente en estudios ambientales– a múltiples dosis de micro y nanoplásticos obtenidos previamente.

Si bien sobrevivieron a la prueba, los pequeños organismos presentaban anomalías anatómicas y de comportamiento.

Los autores del análisis admitieron que no existe suficiente evidencia de que el microplástico sea inmediatamente dañino en humanos, pero insisten en investigar más a fondo sus posibles efectos crónicos para nuestra salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *