La medida, que ya había sido aplicada en la “zona roja”, se extendió al resto del país.

En medio del brote de coronavirus en Italia, el Gobierno decidió cerrar todos las escuelas, institutos y universidades del país hasta el 15 de marzo. Las autoridades ya habían aprobado un decreto para que los colegios de la “zona roja” -dos áreas con once pueblos en Lombardía y Véneto- permanecieran cerrados hasta el 8 de marzo, pero ahora extendieron la medida al resto del país. Así, buscan contener la expansión de la epidemia, que ya dejó más de 3.000 contagiados y 107 muertos.

La decisión fue tomada durante una reunión que mantuvieron esta mañana los integrantes del Ejecutivo que preside Giuseppe Conte. El subsecretario de Asuntos Exteriores, Manlio Di Stefano, dijo que si la aparición de coronavirus continúa deberán “destinar otros fondos”, además de los 3.600 millones de euros de paquetes de ayuda anunciados por el Gobierno. “Depende de cuánto durará el fenómeno y de sus efectos”, agregó.

“Los 3.600 millones son fondos que vamos a disponer de inmediato y representan una medida importante, pero debemos ser honestos: no se puede compensar los daños, solo amortiguar el efecto de lo provocado por el virus”, dijo Di Stefano en respuesta a quienes critican que los fondos son insuficientes.

Esta semana el Gobierno aprobó un decreto que divide el país en tres: la “zona roja”, dos áreas con once pueblos en Lombardía y Véneto; la “zona amarilla”, con las regiones norteñas más afectadas, y el resto del país.

Entre las medidas, el Ejecutivo prorrogó hasta al menos el 8 de marzo el cierre de comercios y museos en la “zona roja”. Además, pidieron que en bares y restaurantes, los clientes guarden un metro de distancia entre sí.

De esta manera, mantiene aislada la “zona roja”, en la que viven unas 50.000 personas, con la prohibición de acceso o salida, la suspensión de eventos de cualquier tipo, escuelas cerradas, al igual que los museos, institutos culturales y comercios. Las oficinas públicas y las demás empresas mantendrán interrumpida su actividad habitual, excepto aquellas que desarrollen una labor esencial y estrictamente necesaria, mientras que el servicio de transportes no funcionará por el momento.

En tanto, se cree que los partidos de fútbol solo podrán realizarse a puertas cerradas aunque se podrían tomar medidas más extremas.

Por otra parte, el Gobierno apunta a fortalecer el sistema de salud con un aumento del 50 por ciento de los presupuestos en las áreas de cuidados intensivos.

También se están evaluando medidas económicas que permitan paliar la crisis, “porque las implementadas hasta ahora son de emergencia, ahora necesitamos otras medidas de fondo”, afirmaron voceros del gobierno.

Según el último balance oficial, Italia contabilizó 2.502 casos de coronavirus y 79 muertos. Algunos de los casos que se produjeron en otros países fueron exportados desde Italia, en general por personas que visitaron el norte del país, principal foco del brote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.