“Una visión multi dimensional de la belleza y la moda” es el objetivo de la marca Mattel, conocida por la fabricación de las muñecas Barbie, que aspira a colaborar con la oleada feminista de autoaceptación.

Con ese objetivo en mente y para desligarse de las críticas anteriores que los acusaban de promocionar solo un arquetipo de mujer, acaban de lanzar en el mercado a la Barbie con vitiligo y sin pelo, como medida para concientizar sobre estas patologías. El año pasado sumaron a la colección una Barbie con una prótesis de pierna, una muñeca que porta un Hijab, y otra en una silla de ruedas.

En cuanto al vitiligo, es una enfermedad dermatológica que causa manchas en distintos sectores del cuerpo por la pérdida de pigmentación. El año pasado subieron la foto de este prototipo a la cuenta de Instagram y se convirtió en el post con más “Me gusta” de la cuenta.

Sobre el modelo de muñeca sin pelo, voceros de la empresa explicaron: “Si una niña experimenta la pérdida de cabello por cualquier motivo, se puede ver reflejada en nuestra línea de modelos de Barbie”.

El 9 de marzo del año pasado, con la colección del 60 aniversario, la empresa Mattel lanzó 20 modelos que reproducen mujeres reales: la actriz Yara Shahidi, la tenista Naomi Osaka, la activista Adwoa Aboah, la gimnasta Dipa Karmakar, la artista visual Chen Man, la presentadora Melodie Robinson, la escritora Karla Wheelock, la bailarina Tessa Virtue, la productora Lisa Azuelos, la científica Eleni Antoniadou, la chef Rosanna Marziale, la editora Ita Buttrose, la actriz Tetsuko Kuroyanagi, la emprendedora Mariana Costa Checa, la camionera Iwona Blecharczyk, la columnista Gülse Birsel, la surfista Maya Gabeira y la presentadora Lyasan Utiasheva.

Antes, la empresa ya había hecho una movida similar al lanzar ediciones especiales de, por ejemplo, la activista y modelo Ashley Graham, conocida por combatir la delgadez extrema en el mundo de la moda; Katherine Johnson, una de las primeras matemáticas afroamericanas en trabajar en la NASA; Amelia Earhart, una pionera de la aviación; o Kristina Vogel, una ciclista alemana quien luego de un accidente quedó parapléjica.

Fuente: La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.