Su padre notó que su hija estaba triste por no poder festejar y le armó el cumpleaños desde el techo con ayuda de los vecinos.

El objetivo de los padres de Julieta Noguera era que ella pudiera festejar su cumpleaños de 15 en plena pandemia por coronavirus. Para eso tuvieron que apelar a la creatividad y no romper con el aislamiento social, preventivo y obligatorio que rige en el país.

Ocurrió en San Juan, donde tuvieron que modificar el festejo, que se iba a realizar en un salón de fiestas, por otros en el propio techo su casa, e invitaron a todos los vecinos de la zona a que se sumarse desde su propia terraza, según dio a conocer la historia Huarpe.

Todo empezó en un almacén

La familia Noguera tienen un almacén en su casa del barrio Soeme. Cuando dos chicas entraron a comprar, preguntaron por Julieta y enseguida su papá les detalló lo del cumpleaños que se tenía que cancelar. En ese momento, las clientas se inspiraron y lo convencieron de una idea original: festejar el cumpleaños desde los techos de las casas.

En la mente de Enrique Noguera, padre de Julieta, no estaba la opción de rendirse tan fácil y permitir que su hija siguiera con la mirada triste por no tener el cumpleaños de 15 que tanto había soñado. Un encuentro casual con dos amigas de su hija en su almacén en el barrio Soeme dio con la solución: un festejo en el techo. Le pareció espectacular el plan y lo habló con su esposa Andrea y sus otros dos hijos; entre todos comenzaron a diseñar todo, pero con una misión: que no se entere Julieta.

Su madre se encargó de pedir ayuda por WhatsApp a los amigos del barrio e hizo la invitación a la fiesta. Para eso tenían que subir a sus techos a la medianoche, y les pidió que encendieran las luces de sus celulares, para transformar a esa oscuridad en una noche mágica.

Mientras tanto, Enrique habló con un amigo y preparó un pasacalle para el festejo. Otro vecino aportó música y con un juego de luces. El objetivo era siempre el mismo: que cada uno, desde su techo, colabore con lo que pueda.

Festejos, baile y diversión entre todos los vecinos

El DJ subió los parlantes al techo. Y recibió una misión especial del papá de Julieta: poner el tema No crezcas más , de Tercer Cielo. La canción tenía que sonar cuando su hija subiera al techo. Esa es la melodía que lo lleva a pensar en los momentos en que se transformó en padre, explica.

La familia se sentó a comer y luego esperaron tranquilos a que llegue la medianoche. Julieta recibió el pedido de su madre, en apariencia inocente, de subir al techo. De inmediato, todos los vecinos se sumaron con gritos y aplausos a la cumpleañera. El DJ puso la música y la fiesta coemenzó con Julieta sorprendida por lo que estaba viviendo.

El susto de la policía

Al escuchar la música, vecinos de otros barrios, sin saber lo que pasaba, llamaron al 911. Cuando llegaron los policías, los padres explicaron los motivos y los efectivos se percataron de que cada familia estaba desde su techo festejando con Julieta, y que nadie había roto la cuarentena. El baile duró 40 minutos, lo suficiente para poder festejar.

“Lloré desde el primer momento. Ver todo lo que hizo mi familia me emocionó mucho. Nunca pensé en algo así”, confesó Julieta.

 

Fuente: La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *