El feriado por la llegada del año nuevo se extendió hasta el 2 de febrero, pero no para celebrar sino para prevenir el contagio.

Con 132 fallecidos confirmados, y 5 974 casos reportados en China, el coronavirus se convirtió en una gran amenaza a nivel mundial.

En China la gente permanece en sus hogares y deben utilizar barbijos para salir a las calles. Y en todos los lugares donde se concentra la población se extreman las medidas sanitarias preventivas.

 

Los hoteles no son la excepción: en un hotel de Hangzhou, en China, donde hay alojadas personas en cuarentena, hasta utilizan un robot para evitar el contacto entre humanos.

Allí se hospeda un grupo de viajeros afectados por el coronavirus. Eran pasajeros de un vuelo que debía ir de Hangzhou a Singapur: De los 335, dos pasajeros tenían fiebre, por lo que pusieron en cuarentena a todo el pasaje por precaución.

En el hotel, utilizan un robot Peanut, de Keenon para ayudar en las tareas de cocina. Pero esta situación obligó a reconvertirlo en un enfermero.

Peanut es un modelo autónomo asistencial, desarrollado por la empresa Keenon, con sensores y radares que le brindan autonomía de movimientos. La tecnología de aprendizaje automático le permiten ubicarse en el entorno y moverse con seguridad.

El robot es el encargado de llevar las bandejas con alimentos a los 16 pisos del hotel donde están los huéspedes infectados. El enfermero electrónico va avisando a medida que llega a las habitaciones, para que sus ocupantes se acerquen a la puerta y retiren las bandejas.

De esta manera las personas afectadas por el coronavirus están el menor tiempo posible con la puerta abierta, y casi ni se asoman afuera. Mientras tanto, avanzan la construcción del hospital en Wuhan, donde comenzó el brote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.