La medida fue acordada ayer en una reunión entre autoridades sanitarias de ambos países. Gendarmería proveerá de dos profesionales que atenderán a las personas que transiten por el paso internacional y tengan síntomas compatibles con la enfermedad.

Se concretó en la mañana de ayer, en la ciudad brasileña de São Borja, un encuentro entre autoridades sanitarias locales, de Santo Tomé y también del Ministerio de Salud de la Provincia. El eje central del cónclave fue avanzar en un protocolo para determinar qué se debe hacer ante la sospecha de un caso de coronavirus. Considerando en este punto que en la zona hay una comunicación fluida entre pobladores de ambos países. Luego, también se desarrolló otra reunión en el puente internacional de la Integración de la que participaron autoridades de la Gendarmería.

Por el lado argentino estuvieron presentes en São Borja, el cónsul en Uruguayana, Angelina Bobadilla y Claudia Campias por la Provincia y por Santo Tomé, tanto el secretario de Salud de la Municipalidad, Víctor Marcelo Giménez, como el titular de Defensa Civil e integrante de la Comisión de Enfermedades Emergentes, Silvio Osorio.

Sobre los temas tratados, el último funcionario citado expresó a El Litoral que “buscamos definir un protocolo para estos casos, es decir cómo actuar ante personas que presenten los síntomas de esta nueva enfermedad que ya está presente en algunos países de la región”. En este contexto, cabe destacar que la semana pasada el secretario de Salud de Santo Tomé había indicado a este medio que ya habían mantenido encuentros con autoridades sanitarias de la comuna brasileña. Y en esa oportunidad, acordaron que cada una de las partes “iban a requerir algunos datos y precisiones sobre cómo actuar en los puntos de frontera, por las características de los movimientos que se dan”. Tras obtener esa información y tal como estaba previsto, se concretó ayer el cónclave.

Guardia pasiva
Giménez también había indicado a El Litoral que “personal de Migraciones, Aduana y Gendarmería nos comentaron que suelen pasar personas con fiebre, ya sean camioneros que vienen desde la zona de San Pablo, turistas de Europa o algunas personas que vienen descompuestas desde las playas brasileñas”. Pero debido a que los mencionados trabajadores no son profesionales de la salud, expresaron la necesidad de contar con médicos. Considerando en este punto que hace más de una década no hay un médico de frontera que esté de forma permanente en el lugar.

Teniendo en cuenta esto, luego de la reunión en la ciudad brasileña, las autoridades mantuvieron un segundo encuentro en el puente internacional con representantes de la Gendarmería. Y fue allí que “la fuerza de seguridad nos manifestó que va a aportar dos médicos que realizarán una guardia pasiva. Esto quiere decir que si detectan una persona que tenga síntomas, se va a convocar a esos profesionales de la salud. Si luego del control consideran que la persona puede ser un caso positivo se la va derivar a los hospitales de Santo Tomé o São Borja, según se trate de una persona oriunda de Brasil o Argentina”, explicó Osorio a El Litoral.

Seguidamente, el funcionario agregó que hoy mantendrán un encuentro para “ajustar detalles” con autoridades del hospital de Santo Tomé, además de que en los próximos días volverán a reunirse con funcionarios del vecino país.
Asimismo, todas las semanas, precisamente los días viernes, brindarán un informe detallando las novedades referidas al tema.

Fuente: Diario Litoral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.