El des­cui­do por par­te de un re­si­den­te go­ya­no al de­jar en­cen­di­do un bra­se­ro, de­sen­ca­de­nó un in­cen­dio den­tro de su vi­vien­da, la cual que­dó to­tal­men­te con­su­mi­da por las lla­mas, du­ran­te la no­che del sá­ba­do.

Al­re­de­dor de las 21, dos do­ta­cio­nes de Bom­be­ros Vo­lun­ta­rios de Go­ya lle­ga­ron has­ta la ca­sa ubi­ca­da en En­tre Rí­os 632.
Si bien ve­ci­nos ha­bí­an aler­ta­do del in­cen­dio cuan­do vie­ron las lla­mas, ya pa­ra cuan­do lle­ga­ron los bom­be­ros el fue­go ha­bía co­bra­do gran­des di­men­sio­nes, por lo que los da­ños ma­te­ria­les fue­ron to­ta­les.

Ca­be se­ña­lar que se pu­do evi­tar que el fo­co íg­neo afec­ta­ra a las vi­vien­das ale­da­ñas.

Con res­pec­to al pro­pie­ta­rio dam­ni­fi­ca­do, que fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Hi­la­rio Gau­na, las fuen­tes con­sul­ta­das in­di­ca­ron que no su­frió le­sión al­gu­na.

Lo que se co­men­tó fue que el hom­bre pren­dió el bra­se­ro con la in­ten­ción de ca­len­tar agua, ya que no tie­ne una co­ci­na.

Fuente: Diario época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.