Un grupo de obreros coreanos realizan las tareas de desarme total de las máquinas de la única fábrica de cigarrillos de la ciudad.

El trabajo de los coreanos llevará una semana aproximadamente. Luego cargarán en camiones la maquinaria y la llevarán a Merlo. En un hotel céntrico los ex empleados firmaron ayer sus indemnizaciones y desvinculación de la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.