Nacionales

El custodio que atacó al jubilado dijo que lo hizo por miedo a perder su trabajo

En su declaración ante la Justicia negó haber golpeado a la víctima. Vicente Ferrer había robado un aceite de oliva, un queso y dos chocolates de un supermercado de San Telmo.

Uno de los empleados del supermercado del barrio porteño de San Telmo detenido, acusado de golpear y matar a un hombre de 68 años que había robado una botella de aceite de oliva, un queso y dos chocolates, negó haber atacado a la víctima aunque reconoció que la retuvo por miedo a perder su trabajo.

Se trata de Gabriel Alejandro de la Rosa, vigilador del hipermercado ubicado sobre avenida Brasil al 500, donde el viernes pasado fue asesinado el jubilado. Tanto él como el otro acusado, Ramón Chávez, siguen detenidos por el delito de homicidio simple después de que el juez en lo Criminal y Correccional 33, Darío Bonanno, rechazara un pedido de excarcelación presentado por la defensa.

El abogado de De la Rosa, Alejandro Broitman, dijo a Télam que su cliente reconoció en su declaración que fue él quien retuvo a Vicente Ferrer cuando advirtió que se iba del comercio sin pagar con algunos productos entre sus ropas. Sin embargo, negó haberlo golpeado.

“Lo llamó para que frene, el hombre hizo caso omiso y siguió caminando. Mi cliente lo siguió hasta la vereda y ahí lo retuvo de un brazo para que devuelva la mercadería”, relató Broitman. Según la versión del vigilador, Ferrer empezó a forcejear y por eso se sumó Chávez, el jefe de DE la Rosa, quien le ordenó que fuera a buscar a los policías que se encontraban de consigna a pocos metros de ese lugar. Para cuando volvió con los efectivos la víctima ya estaba en el suelo.

El avance de la investigación estará marcado por el análisis de las cámaras de seguridad de la zona y también por la declaración de los testigos. En ese sentido, trascendió el testimonio de la empleada de una panadería que vio a Ferrer arrojarle la botella de aceite al custodio cuando lo increpó y, a través del sitio o fiscales.gob.ar, el de una persona que aseguró haber visto a los imputados zamarrear al jubilado pero no que le hubieran pegado.

“Mi hermano no le pegó”

Este jueves, Mariela, la hermana del acusado Chávez, sostuvo en diálogo con Telefé Noticias que él nunca le pegó.

“Mi hermano niega que le haya pegado. Me dijo que fue revisado y no tiene golpes, ni señales de que golpeó a nadie, que no tiene sangre de la otra persona. Cuando la policía llegó, este hombre estaba parado, vivo y el SAME tardó 40 minutos en llegar”, denunció.

Palabras claves

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close
Close