DestacadosPoliciales

En una semana, madre e hija fueron asaltadas dos veces en su vivienda

En ambos casos, malhechores irrumpieron en la casa que habitan las mujeres. En el primer atraco, golpearon a una de ellas en la cara mientras sustraían dinero. Y en el segundo robo, sufrieron amenazas con armas de fuego. Investigan a “un conocido” de las víctimas.

Dos mu­je­res, ma­dre e hi­ja, su­frie­ron dos ro­bos de ca­rac­te­rís­ti­cas vio­len­tas en el trans­cur­so de una se­ma­na en la ca­pi­tal pro­vin­cial. El pri­mer ca­so fue co­no­ci­do a par­tir del se­gun­do epi­so­dio, ya que en aque­lla oca­sión no ha­bí­an re­a­li­za­do de­nun­cia al­gu­na. Aho­ra, de­bi­do a las se­rias ame­na­zas con ar­mas de fue­go, una de ellas ac­ce­dió a brin­dar de­ta­lles.

El miér­co­les, al­re­de­dor de las 23:15, cua­tro hom­bres mo­vi­li­za­dos en un au­to­mó­vil ne­gro, de vi­drios po­la­ri­za­dos, irrum­pie­ron de for­ma vio­len­ta en una vi­vien­da cer­ca­na a la es­qui­na de la ave­ni­da Pre­si­den­te Ar­tu­ro Fron­di­zi y ca­lle 547, en el ba­rrio Fray Jo­sé de la Quin­ta­na.

Un tes­ti­go no­tó des­de la vía pú­bli­ca lo que su­ce­día e in­me­dia­ta­men­te dio avi­so a la fuer­za de se­gu­ri­dad me­dian­te un lla­ma­do al sis­te­ma de emer­gen­cias 911.

Al ra­to, acu­dió una pa­tru­lla de la co­mi­sa­ría sec­cio­nal De­ci­mo­ter­ce­ra con efec­ti­vos que en­tre­vis­ta­ron a una de las dam­ni­fi­ca­das. Los sos­pe­cho­sos ya se ha­bí­an fu­ga­do. En ese en­cuen­tro, ella, en es­ta­do de mu­cho ner­vio­sis­mo, ma­ni­fes­tó que le ro­ba­ron cer­ca de 100 mil pe­sos.

Sin em­bar­go, un hom­bre que se­ría su pa­re­ja y lle­gó pa­ra so­co­rrer­la le ha­bría re­cri­mi­na­do, en pre­sen­cia de los uni­for­ma­dos, “pa­ra qué lla­mas­te a la Po­li­cí­a”. Tras ello, in­gre­sa­ron al do­mi­ci­lio sin brin­dar ma­yor in­for­ma­ción.
Ayer, a par­tir de la gra­ve­dad del epi­so­dio que ha­bía tras­cen­di­do, au­to­ri­da­des de la De­ci­mo­ter­ce­ra, co­mo de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal, se abo­ca­ron de lle­no a la pes­qui­sa pa­ra di­lu­ci­dar el he­cho ca­ra­tu­la­do de ofi­cio co­mo “ro­bo ca­li­fi­ca­do en po­bla­do y en ban­da”.

En es­te sen­ti­do, con­tac­ta­ron a la mu­jer, quien an­te­a­no­che ha­bló en for­ma es­cue­ta. Tal per­so­na ac­ce­dió a brin­dar más da­tos en una de­cla­ra­ción for­mal. Así fue que los po­li­cí­as su­pie­ron que una se­ma­na an­tes, en igual do­mi­ci­lio, se pro­du­jo un ro­bo de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas.

Pa­ra jus­ti­fi­car la im­por­tan­te su­ma de di­ne­ro sus­tra­í­da, la mu­jer di­jo que ella y su ma­dre ven­die­ron ha­ce po­co tiem­po una mo­to­ci­cle­ta y que, ade­más, te­ní­an aho­rros pro­duc­to de la co­mer­cia­li­za­ción de pren­das de ves­tir.
Los efec­ti­vos hil­va­na­ron una se­rie de da­tos has­ta lo­grar, ayer, la iden­ti­dad de un sos­pe­cho­so. Se­ría na­da me­nos que “un co­no­ci­do” de las dam­ni­fi­ca­das, a quien los de­tec­ti­ves co­men­za­ron a bus­car pa­ra que brin­da­ra ex­pli­ca­cio­nes.

Res­pec­to al úl­ti­mo atra­co, se su­po que los cua­tro au­to­res por­ta­ban ar­mas de fue­go de pu­ño. Tres de ellos in­gre­sa­ron al do­mi­ci­lio de las mu­je­res, mien­tras que el res­tan­te ha­bría ofi­cia­do de “cam­pa­na” a unos po­cos me­tros, jun­to al au­to­mó­vil en el cual lle­ga­ron y usa­ron tam­bién pa­ra dar­se a la fu­ga.

Ayer a la ma­dru­ga­da, a unas sie­te cua­dras del es­ce­na­rio del vio­len­to asal­to a ma­no ar­ma­da, el fren­te de una vi­vien­da fue blan­co de dis­pa­ros con un ar­ma de fue­go.

Ese in­mue­ble se­ría la ca­sa de una jo­ven vin­cu­la­da sen­ti­men­tal­men­te al hom­bre que fi­gu­ra co­mo “sos­pe­cho­so” en los re­cien­tes ca­sos de ro­bo. Por ello, una hi­pó­te­sis apun­ta a que uno y otro ca­so “ten­drí­an re­la­ción”.
Al res­pec­to, una de las fuen­tes con­sul­ta­das pre­ci­só que “to­do es bas­tan­te con­fu­so”.

Fuente: Diario época

Palabras claves

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close
Close