La empresa Vertúa S.A. denunció a Jorge Enrique Prado, de Aguaray, por supuestamente haber “regalado” más de 30 kilómetros a la empresa OSYP S.A. que, según su testimonio, “estaban en desuso”.

La Justicia salteña investiga al intendente de Aguaray, Jorge Enrique Prado, luego que el apoderado de la empresa Vertúa S.A. hiciera una denuncia por la supuesta excavación, extracción y transporte de más de 30 kilómetros de caños que pertenecerían a la obra del gasoducto NEA.

Al enterarse de la situación, el propio Prado confirmó al medio SALTA4400 que la medida fue tomada mediante una resolución, aprobada por el Concejo Deliberante. En ese trámite administrativo, se cedían dichos kilómetros de caños a la empresa OSYP S.A con el objetivo de realizar un “saneamiento ambiental”.

“Yo soy ingeniero ambiental… cuando existe una obra que no se termina, cuando no hay una finalización de proyecto, pasados dos años que la obra no se termina, inmediatamente pasa todo eso a apropiar el Estado”, dijo el intendente.

El mandatario se puso a servicio de la Justicia quien se encuentra investigando parte de la carga que fue recuperada por Gendarmería cuando era trasladada en dos camiones hacia Mendoza.

Por su parte el fiscal federal, Luis Bruno, dialogó con Cadena 3 y afirmó que la causa judicial está caratulada como averiguación de delito.

“Estamos con que facultades están entregando esos caños. No son de la empresa, son del Estado”, dijo.

Si bien los conductores de los camiones fueron puestos en libertad, la carga sigue retenida. Se estima que el total de los caños tiene un valor por 3 millones y medio de dólares.

Deja un comentario