Un nuevo paso hacia una verdad cada día más indisimulable: no estamos solos.

A lo largo de la historia, la raza humana trató de responder la siguiente pregunta: “¿Estamos solos en el Universo?”. En un espacio tan grande como es simplemente la Vía Láctea, resultaría difícil que sólo la Tierra estuviese habitada. Y con esa sencilla conclusión, las potencias mundiales invierten millones de dólares (O Euros, Yens, Rublos o Yauns, según el orígen) por año para tratar de terminar con ese interrogante.

Estados Unidos y Rusia, pero también China, Japón y Gran Bretaña o Francia, son los principales países en realizar importantes erogaciones de dinero con el afán de descubrir diferentes situaciones ajenas a nuestro planeta. Y en ese direccionamiento, fue la NASA quien hizo un avance notorio en el último tiempo. ¿El motivo? Ese color rojo carmesí, que los investigadores de la Agencia Aeroespacial yanqui aprecian en sus fotos de Plutón, sugiere que el planetoide tenía géiseres activos cuyos chorros de agua viajaban al espacio exterior. La composición del hielo superficial también indica la existencia de organismos.

A partir de esta situación, Dale Cruikshank, reconocido científico planetario del Centro de Investigación Ames, dijo que el descubrimiento fue una sorpresa para todos y que podría haber más áreas similares en el Sistema Solar. La NASA encontró signos de amoníaco en esa agua congelada, específicamente alrededor de una grieta llamada Virgili Fossa. Dentro de ese “hueco”, una vez expulsó un poco de agua líquida, lo que apunta a la aparición de un océano dentro de la corteza de Plutón. El amoníaco y el hielo podrían explicar que el elemento vital podría haber permanecido en el estado líquido. Tal como informa ABC Science, los investigadores estiman más de una erupción de criovolcano, una formación similar al volcán en tierra, pero de baja temperatura, que arrojó agua a la atmósfera, donde se congeló y cayó por todos lados.

El propio Dale Cruikshank cree que el color rojo se trata de la materia orgánica. Sin embargo, ¿por qué son tan importantes estos datos? El rico en hielo en este gas está relacionado con compuestos capaces de albergar ADN y ARN: en otras palabras, vida extraterrestre en las entrañas de Plutón.

Precisa mezcla

Los investigadores sugirieron que cuando se depositaba en la superficie de Plutón, el amoníaco ya estaba mezclado con el agua de un océano subterráneo escondido dentro del planeta enano. “Esta agua pudo haber salido a través de grietas o conductos de ventilación y se roció en la superficie. A esto lo llamamos criovulcanismo”, sostuvo esta persona en cuestión.

El estudio efectuado en Plutón hizo foco en imágenes captadas al norte de Cthulhu, un conocido accidente geográfico del planeta enano. Allí se encuentran los canales adyacentes de Virgil Fossae, caracterizados por su color rojo.

En rojo y violeta se observa la concentración de amoníaco descubierto (NASA)
LEÉ TAMBIÉN: Descubren dos planetas similares a la Tierra que podrían albergar vida

Según explican los expertos en la materia, unos pocos cráteres cercanos comparten esta coloración. Esa zona coincide con los hallazgos de agua en base al sobrevuelo de New Horizons.

Finalmente, para los hombres con mayores conocimientos, este proceso podría provocar claramente que existan vidas biológicas debajo del hielo en el lugar, ya que este sería un entorno ideal para que puedan vivir en forma tranquila y desarrollarse rápidamente en un ecosistema de estas características.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.