La joven tenía tan solo 14 años. Se quedó dormida con el celular cargando, mientras escuchaba música.

Alua Asetkyzyde, una joven de 14 años, se fue a dormir como cualquier otro día, cuando un trágico hecho ocurrió, el pasado sábado, en su casa de Bastobe, Kazajistán. Cuando sus padres tocaron su puerta para despertarla, vieron que la niña estaba sobre su cama sin moverse. Su celular había explotado sobre su rostro, mientras dormía.

Aún así, los padres llamaron, de inmediato, al servicio de urgencias, para poder reaminar a la adolescente. Sin embargo, tras varios intentos fallidos, los médicos declararon el deceso de la joven.

 

Los primeros datos de la investigación policial indican que, efectivamente el dispositivo móvil explotó, mientras la chica se encontraba durmiendo. Al parecer, Alua se encontraba escuchando música mientras el teléfono se cargaba, pero se quedó dormida, por unos minutos. En algunos de esos instantes, se cree que el celular habría estallado de manera trágica.

Los forenses encontraron la batería del celular explotado al lado de la cabeza de la adolescente. De hecho, cuando la joven ingresó a la guardia del hospital más cercano, tenía graves heridas en la cabeza. Hasta el momento, no se ha informado sobre la marca del celular. Tampoco se ha indicado si el cargador que estaba utilizando la chica era el original o uno alternativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *