Se aproxima un nuevo receso y las áreas protegidas nacionales se preparan para brindar vivencias en modo frío a lo largo de todo el país, con actividades para todos los gustos.

Las vacaciones de invierno ofrecen múltiples oportunidades para visitar la mayor reserva de emociones de Argentina: los Parques Nacionales, con sus particularidades regionales y las propuestas estacionales de cada destino turístico asociado, son sede de una variada oferta para disfrutar de la experiencia en ambientes y culturas que se complementan desde hace siglos.

Corrientes tiene sus particularidades naturales y culturales para recibir a los visitantes, con los Esteros del Iberá como atractivo diferencial. Parte de este gran ecosistema está abierto al público en distintos sectores, tanto en su zona oriental, con la ciudad de Carlos Pellegrini como centro de servicios, como hacia el norte en la localidad de Ituzaingó, con el portal Cambyretá, y al oeste con el portal San Nicolás, cercano a la ciudad de San Miguel; todos núcleos integrantes del Parque Nacional Iberá. 

Su vecino cercano, el Parque Nacional Mburucuyá, con sus senderos autoguiados, es la referencia regional más reconocida en cuanto a los años de presencia institucional de la Administración de Parques Nacionales en la provincia. Aquí se puede visitar el estero Santa Lucía, límite occidental de la ecorregión, donde el paisaje ofrece atardeceres ideales para los amantes de la fotografía.

Diversas actividades, enfocadas principalmente en excursiones para avistaje de fauna y senderismo, se ofrecen en cada uno de estos puntos perimetrales, asociados a propuestas gastronómicas e interpretativas para completar la experiencia única de transitar por uno de los humedales más extensos del planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.