Ante la atenta mirada de decenas de personas que salían de un boliche de calle Lamadrid, dos jóvenes se trenzaron a golpes. Luego se sumaron otras que defendían a una y otra. Una de las involucradas recibió al menos dos botellazos.

El comienzo de año no fue positivo en algunos aspectos de seguridad. A la salida de un boliche bailable de la Costanera Sur de esta capital, se produjo una pelea que pudo terminar en una verdadera tragedia en las primeras horas de 2024.

 

Pereciera que la muerte de Fernando Báez Sosa quedó en el olvido. Ayer en Santa Teresita, otro joven falleció luego de ser atacado por una patota. En la ciudad de Corrientes, una pelea entre mujeres casi termina en una tragedia luego de que una joven recibiera un botellazo en la cabeza mientras otra le propinaba golpes de puño.

 

En la década del 80, 90 y hasta el comienzos del año 2000, la ciudad de Corrientes tenía como tradición los festejos de Navidad y Año Nuevo en la Costanera General San Martín.

 

Lamentablemente, muchas de esas concentraciones masivas terminaban en múltiples peleas en las que predominaban las botellas de sidras o cualquier otra bebida alcohólica.

En 2004 se produjo la muerte de un joven chaqueño cuando celebraba la llegada de un nuevo año. El cruce de bandas con antecedentes de violencia en la otra orilla fue el motivo de esa pelea mortal que derivó luego en los denominados operativos cerrojos en las dos fiestas de fin de año.

 

A partir de ahí, la Policía de la Provincia y personal de la Dirección de Tránsito de la ciudad de Corrientes diagraman un dispositivo con el fin de evitar la concentración masiva de gente y de esta manera los cruces violentos.

 

Más allá de que la Policía de Corrientes destacó el operativo cerrojo como positivo, el punto negativo el primer día del año fue la pelea que se vivió frente a un local bailable ubicado en calle Lamadrid a escasos metros de la avenida Juan Pablo II de la Costanera Sur.

 

El hecho, de acuerdo a los datos obtenidos por época, ya había comenzado con cruces verbales en el mencionado establecimiento bailable.

 

Luego, cerca de las 7 de la mañana, en la desconcentración se produjo la pelea entre dos jóvenes mujeres.

 

Pese a que alrededor había muchas personas no lograron contener la ira de las involucradas y algunas que defendían a una y otra.

 

En un momento dado, cuando una de las participantes de la trifulca estaba en el suelo, otra joven con pantalón blanco y un top amarillo arrojó una botella de vidrio que impactó en la cabeza de la persona que recibía golpes en el suelo.

 

También se pudo identificar a otra joven que arrojó otra botella a la misma persona.

 

Por el impacto, inmediatamente comenzó a sangrar y recién en ese momento personal de la seguridad privada pudo retirar a la víctima y apartarla de la zona de conflicto.

 

Lo grave del hecho es que muchos hombres y mujeres decidieron filmar todo, otros alentaban y algunos hasta bailaban o se divertían por lo que estaban viendo.

 

De acuerdo a los datos que pudo obtener época, solo una persona terminó con una herida cortante en el cuello y debió ser asistida por efectivos de la Policía que tuvieron que actuar de urgencia para detener la hemorragia. No se informó sobre detenidos ni otra persona herida.

 

El hecho fue de extrema violencia y luego de que época pudo obtener y publicar el material fílmico, recibió miles de visitas en las redes sociales y el repudio por lo que pudo haber sido una tragedia similar a lo que pasó ayer en Mar del Plata y dejando en claro que el caso de Fernando Báez Sosa para muchos no sirvió de lección.

 

Joven muerto

 

Tomás Valentín Tello Ferreyra, de 18 años, fue asesinado ayer por la mañana en la localidad balnearia de Santa Teresita.

 

Fuentes de la investigación confirmaron que todo ocurrió a las 7:30, en calle 44 al 100. Agentes de la Comisaría de La Costa 1ª de Santa Teresita acudieron al lugar ante el llamado al 911 por una pelea entre varias personas. Cuando llegaron, se encontraron con Tomás que tenía una herida punzocortante en el tórax.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *