Ocurrió en Estados Unidos. La mujer fue a atenderse a su manicura favorita y volvió con un fuerte dolor a su casa, por lo que decidió ir a un hospital donde le dijeron que estaba infectada por una bacteria come carne.

Una mujer fue a un centro de estética para hacerse las manos en la ciudad estadounidense de Knoxville y mientras se hacía la manicura, se hizo una pequeña herida a través de la cual terminó entrando una bacteria come carne, conocida como fascitis necrotizante.

Al llegar al nosocomio, fue revisada y esa infección ya le había tomado gran parte del brazo, por lo que decidieron hacerle una serie de estudios para determinar que tenía.

Así le quedó la mano a la mujer.

 

“Nunca había escuchado sobre esta cosa”, contó a la prensa local luego de que le dieran el diagnóstico. “Mi vida dio un giro total. No podía agarrar nada y estaba muy asustada”, agregó.

El doctor Udit Chaudhuri, su médico de cabecera, expresó: “Ella es diabética, lo que la hizo más susceptible. (…) Podría haber perdido el dedo o el brazo si no se le hubiera diagnosticado correctamente”.

Así le quedaron los dedos tras las intervenciones quirúrgicas y tratamientos.

 

La realidad es que Sharp, continúa en plena recuperación y a pesar que tuvo que pasar por varias intervenciones quirúrgicas, todavía no recuperó la sensibilidad en el lugar de la herida por lo que demandará al spa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *