La audiencia se realizó a través de un sistema suministrado por la Dirección de Informática del Poder Judicial. Además de la pareja y la menor, participó una psicóloga.

El Juzgado de Menores N° 2, a cargo de Edgardo Frutos, resolvió reforzar un proceso de vinculación iniciado antes de la pandemia entre una niña institucionalizada en un hogar con sus los aspirantes a su adopción. La niña se halla alojada en un hogar de la capital, tras un infructuoso intento de vinculación con una pareja en 2019. Este año se dio inicio a otro intento, pero tras concretar una visita con posibles nuevos adoptantes, la pandemia impidió que el contacto físico pudiera continuar.

Si bien durante el aislamiento preventivo, social y obligatorio la niña y el matrimonio mantuvieron muchas conversaciones telefónicas, Frutos reconoció que “había mucha ansiedad entre las partes, propias del contexto actual de confinamiento”.

Frutos entendió necesario y urgente brindar confianza y acompañamiento, despojar incertidumbres y especulaciones que podrían truncar la vinculación pretendida.

Para disminuir esa preocupación, resolvió continuar con el abordaje jurisdiccional relativo al “plan de vinculación” iniciado.

Con intervención del asesor de Menores –cuyo dictamen fue favorable– y la colaboración de la Dirección de Informática, se realizó una audiencia a través del sistema Webex, de la que participaron la pareja que aspira a la adopción y una psicóloga.

Ello en cumplimiento de las recomendaciones del Comité sobre los Derechos del Niño, Unicef y Ajunaf, respecto de niños institucionalizados ante la pandemia; art. 12 de la CDN, instrumentos internacionales y el Decreto Ley Nº 129/01.

El magistrado destacó que “dada la situación particular de la pandemia se debe recurrir al ingenio judicial a través de buenas prácticas que habiliten el uso de medios TIC”.

En ese sentido agregó que habilitó un grupo de WhatsApp a los fines de continuar con la comunicación fluida entre los protagonistas de esta causa.

Con la asistencia de la Dirección de Informática adelantó que se continuará con el acompañamiento psicológico, resguardando la privacidad a través de un canal electrónico seguro de contacto.

Señaló que es política institucional del Superior Tribunal de Justicia ante la pandemia del covid-19 el incremento del uso de medios tecnológicos en el contexto de aislamiento y emergencia sanitaria.

El funcionario judicial recordó que distintos organismos internaciones se han pronunciado a los fines de velar por un enfoque humanizado a los sectores vulnerables de la sociedad, entre ellos las niñas, niños y adolescentes (la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Comité de los Derechos del Niño), en especial durante la crisis sanitaria.

Fuente: La República

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *