Los padres de la víctima creían que las bajas temperaturas que se registran en Rusia “calmarían” a la criatura de 7 meses.

Una trágica e insólita decisión llevó a cabo una pareja domiciliada en la región rusa de Jabárovsk, que dejó a su bebé en el balcón de su casa para poder dormir mejor, pero el niño murió de hipotermia después de pasar cinco horas a la intemperie.

El caso ocurrió el 5 de enero en la localidad de Nikoláyevsk del Amur, en la región ubicada a 25 km de la frontera con China. La pareja dejó a su hijo de siete meses en el balcón por la creencia errónea de que las bajas temperaturas lo calmarían, informó la BBC.

Pero el termómetro bajó hasta los -7° durante la noche por lo que el niño murió de hipotermia. Los padres enfrentan ahora una investigación penal por su negligencia, informó el sitio ruso Lenta.

El ministro de Salud de Jabárovsk tuvo que salir a pedir que los padres de la región no dejen a sus hijos solos a la intemperie durante el invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.