El delincuente agredió a una mujer. Cuando pretendía fugar junto a un cómplice lo redujo un policía de civil. En ese momento otras personas trataron de lincharlo. Se trata de un ladrón de alias “Chita”, quien en 2012 fue condenado por atropellar y matar a un nene.

Un mo­to­cho­rro fue agre­di­do a gol­pes por va­rias per­so­nas que fue­ron tes­ti­gos del ro­bo en for­ma vio­len­ta de un te­lé­fo­no ce­lu­lar a una mu­jer, en la zo­na Sur de la ciu­dad de Co­rrien­tes.

Co­mo con­se­cuen­cia de la pa­li­za el de­lin­cuen­te de am­plios an­te­ce­den­tes su­frió múl­ti­ples le­sio­nes aun­que nin­gu­na de ellas gra­ve, se­gún pre­ci­sa­ron fuen­tes po­li­cia­les.

Gas­tón Li­san­dro Pa­vón, de 29 años, alias “Chi­ta”, es quien en 2012 fue con­de­na­do a cin­co años de pri­sión co­mo res­pon­sa­ble de la muer­te de un chi­co de cin­co años, a quien atro­pe­lló y aban­do­nó en me­dio de la ca­lle cuan­do es­ca­pa­ba de co­me­ter un arre­ba­to.

El sá­ba­do a eso de las 20:15, Pa­vón y un cóm­pli­ce tran­si­ta­ban en una mo­to­ci­cle­ta Hon­da XR 125 cuan­do de­ci­die­ron in­ter­cep­tar a una mu­jer en ave­ni­da Mai­pú en­tre Go­ya y Nues­tra Se­ño­ra de la Asun­ción, en el ba­rrio Pro­gre­so.

Un po­li­cía en fran­co de ser­vi­cio que tra­ba­ja en el Des­ta­ca­men­to San Mar­cos es­ta­ba a unos po­cos me­tros cuan­do es­cu­chó los gri­tos de la víc­ti­ma, a quien ter­mi­na­ban de des­po­jar de un te­lé­fo­no ce­lu­lar.

De acuer­do a la in­for­ma­ción co­no­ci­da por dia­rio épo­ca, el efec­ti­vo de ci­vil co­rrió a los mo­to­cho­rros y evi­tó la fu­ga de uno de ellos. “Ca­yó con la mo­to; cuan­do es­ta­ba re­du­ci­do en el sue­lo mu­cha gen­te se agol­pó al­re­de­dor y co­men­za­ron a gol­pe­ar­lo a pa­ta­das”, se­ña­ló una de las fuen­tes con­sul­ta­das.

A ra­íz del epi­so­dio al ra­to acu­die­ron dos pa­tru­lle­ros con po­li­cí­as del Des­ta­ca­men­to men­cio­na­do pa­ra evi­tar que con­ti­nua­ran las agre­sio­nes y dar in­ter­ven­ción a sus pa­res de la co­mi­sa­ría sec­cio­nal Sép­ti­ma en la cau­sa que ini­cia­rí­an co­mo ro­bo en gra­do de ten­ta­ti­va.

El mal­he­chor su­frió des­fi­gu­ra­ción par­cial de ros­tro, con pro­fu­so san­gra­do de na­riz y pó­mu­los.

“Chi­ta” es­tu­vo li­ga­do a una cau­sa ju­di­cial que cul­mi­nó en su con­de­na a cin­co años de pri­sión en sep­tiem­bre de 2012. Fue a ra­íz del ho­mi­ci­dio de Ke­vin, un chi­co al que em­bis­tió con su mo­to y de­jó ti­ra­do en la ca­lle, ha­cien­do aban­do­no de per­so­na. Ade­más lo in­ha­bi­li­ta­ron a con­du­cir por el tér­mi­no de diez años.

Aquel la­men­ta­ble epi­so­dio su­ce­dió en di­ciem­bre de 2011 en lo que hoy es la ave­ni­da Las He­ras del ba­rrio Co­lom­bia Gra­na­de­ros. El ne­ne jun­to a su fa­mi­lia ha­bía lle­ga­do des­de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res a pa­sar las fies­tas de fin de año.

“Chi­ta” es­tu­vo pró­fu­go has­ta que de­ci­dió en­tre­gar­se. Lue­go afron­tó un jui­cio en el que de­ter­mi­na­ron un cas­ti­go de cin­co años de pri­sión. Ayer, una vez co­no­ci­do el arre­ba­to en el que Pa­vón su­frió la gol­pi­za, la abue­la de Ke­vin, lla­ma­da Blan­ca, hi­zo co­men­ta­rios en la red so­cial Fa­ce­bo­ok. “Al­gún día es­to le te­nía que su­ce­der. Él ma­tó a mi nie­to y sa­lió des­pués de cum­plir su con­de­na, pe­ro no­so­tros ja­más vol­vi­mos a ha­cer la vi­da que lle­va­mos. La Jus­ti­cia di­vi­na exis­te, gra­cias Dios”.

Fuente: Diario época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.