El criminal, de 74 años, removió el pene y los testículos de un individuo que contactó a través de Internet y las autoridades lo atraparon mientras llevaba a cabo su fechoría.

Gary Van Ryswyk, de 74 años, fue arrestado el pasado 19 de agosto por haber castrado a un hombre que conoció a través de Internet. Según reveló Newsweek, ambos se habían contactado a través de “un sitio web para aquellos que tienen un fetiche por la castración”.

El ciudadano del estado de Florida, Estados Unidos, fue acusado de practicar medicina sin licencia. Su intervención quirúrgica ilícita resultó en lesiones corporales, un delito grave de segundo grado para la legislación norteamericana.

Las autoridades hallaron al individuo luego de que recibieran un llamado de emergencias por parte de una de las residencias del barrio donde el culpable estaba practicando la operación. Al llegar al lugar, el imputado los recibió con su simple pero aterradora confesión: “Estaba castrando a un hombre”.

Los agentes entraron a la casa y encontraron a un sujeto acostado en una cama, sangrando profusamente de su zona genital. Sus testículos estaban alojados en un recipiente rosado próximo a donde estaba postrado.

Según las investigaciones de las autoridades, el lugar se convirtió en un centro quirúrgico improvisado. Se instalaron equipos médicos, analgésicos e incluso una cámara para registrar la operación en el hogar.

El procedimiento comenzó alrededor de las 22:00 durante el 18 de agosto de 2019. Durante el mismo se produjo un desafortunado evento que provocó el abundante sangrado del paciente. Este último había eyaculado mientras el culpable le desinfectaba el aparato reproductor. De esta manera, Van Ryswyk no pudo suturar la herida correctamente. El segundo intento, aunque tuvo éxito en la eliminación de los testículos, no fue tan limpio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *