Ya viví buena vida, dijo la mujer. La familia explicó que no saben cómo contrajo la enfermedad.

Suzanne Hoylaerts, una paciente de 90 años con coronavirus, murió en Bélgica luego de rechazar un respirador para que una persona más joven pueda utilizarlo.

La mujer fue internada el 20 de marzo, día en el que su condición empeoró rápidamente tras contraer Covid-19.

“No quiero usar respiración artificial. Guarden el respirador para pacientes más jóvenes. Ya tuve una buena vida“, dijo Hoylaerts a los médicos según los informes.

Hoylaerts buscó atención médica tras manifestar falta de apetito y dificultad respiratoria.

“No pude despedirme de ella y ni siquiera tengo la oportunidad de asistir a su funeral“, manifestó su hija Judith en declaraciones al diario holandés Het Laatste Nieuws.

Hasta el momento, Bélgica registró 12.775 casos positivos, con 705 muertes según el último número oficial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.