Pedro “El Vasco” Schaerer, habló sobre las declaraciones de Rodolfo “el Ruso” Lohrmann sobre el secuestro de Cristian. “Primero me quisieron secuestrar a mi y después fueron por mi hijo”, dijo.

“No leí en detalle la nota de Lohrnam, leí sólo la parte de Crsitian y algunas otras cosas que menciona pero es una radiografía de su personalidad. Él quiere ser el protagonista en todo, es el muchachito de la película, anduvo por todo el mundo con su cara sin que nadie se avivara”, dijo Pedro el Vasco Schaerer en exclusiva al programa Cristina PM por LT7

“No se que quiere decir la expresión “Caño largo arrepentido”, habla de alguno de ellos, supongo que habla de Barzuk que el primer detenido de la banda en Brasil y las autoridades que lo venían siguiendo se lo entregaron   Misiones. Lo expulsaron del país por ingresar de manera ilegal.

“A los tres días estuvo en Corrientes y fue el primero que contó lo que había pasado, contó sobre sus conversaciones con Cristian. El declaró ante el fiscal Resoagli”, más allá de que públicamente dijo que había negado su participación.

El fue condenado a 25 años de cárcel”, por la participación en el secuestro.

Para el padre del estudiante correntino, “la extradición de Lohrmann es una hecho, ya está otrogada pero el tiene que ser condenado primero en Portugal para que no se terminen los plazos por sus delitos”, dijo.

“Él tiene tiempo y nosotros tenemos ansiedad. Queremos saber dónde esta´Crsitian. El juega con eso. Tiene tiempo por delante pero nosotros no y juega sus cartas de la mejor manera”, apuntó.

¿Por qué secuestraron a Cristian?

“Primero me quisieron secuestrar a mi pero eso era un error porque quién iba a pagar el rescate. Yo por una cuestión de carácter o reacción no me dejé llevar. Como consecuencia de eso tres meses después lo secuestraron a Cristian”, dijo Pedro el Vasco Schaerer en exclusiva al programa Cristina PM.

El ex funcionario del Gobierno de Tato, cree que a él lo eligieron porque en ese momento se encontraba “en una situación vulnerable”, ya que se encontraba exiliado en Paraguay “y no me podía mover”, afirmó.

En una de las cartas que Lohrman envió a un periodista Clarín a modo de respuesta a varias preguntas, el líder de la banda reconoció que en tras el corralito del 2001 y con la gente guardando sus ahorros en las casas, la modalidad del robo cambió y se abrió paso a secuestro de personas con poder adquisitivo.

Lo cierto es que la familia de Cristian pagó 274 mil dólares pero el joven nunca fue devuelto.

“Yo creo que no lo entregaron porque algunas cosas que descubrimos después. En aquel momento, cuando lo tenían secuestrado a Cristian y después de haber intentado secuestrarme a mi, yo tomé algunas precauciones y empecé a transferir cosas a mis hijos por si algo me pasaba. Todas las cosas estaban a nombre mío y cuando me di cuenta que si moría en ese secuestro podía ser peor para todos, por eso me puse a hacer cosas para que quede todo ordenado. Eso lo sabía Cristian” y fue utilizado por sus captores, relató.

Durante los 54 días de negociaciones que Schaerer tuvo con el “Potrillo” Maidana, integrante de la banda, los secuestradores insistían para conseguir más dinero.

“Presumían que mis relaciones le podían conseguir más dinero. Pedile la plata a Tato, vendé tu casa me decían”, recordó.

Estas charlas que fueron la vía para las negociaciones se hicieron bajo la supervisión de Pedro Alcántara, Comisario de la Policía Federal, lo cual quedó registrado en grabaciones. “Él me indicaba que decir”, recordó.

La negociación y el pago

“El estuvo en Corrientes instalado durante dos años y dirigió toda la negociación. No es tu hijo, es un producto, ellos lo van a vender lo más caro que puedan, tenés que negociar pesos por peso porque si le decía 10 millones al otro día te vana pedir 1000”, recoró Schaerer respecto a las indicaciones que recibió de Alcántara.

“Él sabía las verdaderas posibilidades que teníamos respecto al tema. En ese momento tenía 20 años trabajando contra los secuestros y más de 100 casos en su haber”, indicó.

“El Vasco” asegura que el dinero que fue entregado por Pompeya Gómez, madre del estudiante correntino, fue repartido entre los integrantes de la banda “en partes iguales”, seguramente con la idea de que podrían realizar un cobro más.

“Ellos querían que el pago lo haga mi hijo Gastón”, dijo, abriendo así la posibilidad de que aprovecharan la oportunidad para secuestrarlo.

“Yo naturalmente les dije que no cuando me dijeron que fuera Gastón. Nos hicieron ir a mi y a Pompeya hasta Encarnación y a mi me hicieron volver a Asunción y controlaron todo el proceso. A Pompeya la hicieron transitar desde Encarnación hasta Ciudad del Este más de 300 kilómetros en plena noche. Al otro día, cerca de las 7 de la mañana, la hicieron para en un lugar que se llama Puente Pexoa. Ella tiró la bolsa con la plata al agua en un arroyo que estaba en el lugar. Dos personas que estaban detrás de los arbustos y ella llegó a verlos, por eso los reconoció. Una hora después estaban en Curitiba repartiéndose el dinero”, relató.

Este sábado 21 de septiembre se cumplen 16 años del secuestro del joven estudiante.

 

Fuente: LT7 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *