El pasado 1 de febrero, en Santo Tomé, Ramón Miño -un albañil de 45 años- cayó desde 15 metros de altura. Sus compañeros lo auxiliaron inmediatamente y lo llevaron al hospital local, pero los médicos lo mandaron a hacer reposo en su casa.

El miércoles, un mes después del accidente laboral, el hombre falleció en su hogar. “El parte médico dice que murió por fallas multiorgánicas y electrocución”, contó el periodista de Radio Sudamericana.

Por tal motivo se inició una causa judicial que está investigando la comisaria primera de dicha localidad.

Fuente: Radio Sudamericana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.