Más de siete mil perso­nas llegaron ayer hasta el Santuario para elevar el pe­dido de tener trabajo digno y que no falte el pan en la mesa de la familia. El Día de San Cayetano fue celebrado en la localidad homónima, festejando también el 12º aniversario de que el tem­plo parroquial recibiera el título de Santuario Dioce­sano. En una jornada calu­rosa bajo un brillante sol y un cielo despejado, comen­zó la homilía presidida a las 17 por el vicario general de la Arquidiócesis, José Billordo, luego de la proce­sión por las calles del pue­blo que se realizó a las 16, con las imágenes de María de Itatí y de San Cayetano, patrono del pan y el trabajo.

En su mensaje, el vicario habló de “los problemas sociales” que hoy aquejan a la Argentina, y pidió que se equilibren las asimetrías con la aplicación de “políti­cas públicas para defender el derecho fundamental del ser humano, que es el de­recho a la vida”. También pidió por la pronta recupe­ración del arzobispo de Co­rrientes, Andrés Stanovnik, respecto de quien dijo que “evoluciona favorablemen­te”. A la par recordó espe­cialmente a quienes hoy están sin trabajo.

En torno a la multitud que peregrinó por la Ruta Nacional 12, la Policía de Corrientes coordinó des­de el martes el dispositi­vo de seguridad en rutas y caminos adyacentes.

Durante toda la jorna­da, las comunidades reli­giosas y peregrinos parti­ciparon de las misas, mien­tras los fieles ingresaban sin cesar al santuario. A la siesta tuvo lugar el festival musical.

Al respecto, el sacerdote de San Cayetano, Daniel Danuzzo, dijo: “El peregrino viene a des­ahogarse porque no hay trabajo, pero tiene esperan­za. No hay ese trabajo dig­no, estable, que le permite dignificarse. La solución no está en nuestras manos, sino en la de políticos y empresarios, que deben ge­nerar condiciones para que haya trabajo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.