Dijo iban a ir a Puerto Madryn por las vacaciones de invierno, pero las llevaba a plaza Miserere para explotarlas sexualmente. La Justicia de Trelew condenó a la mujer y a su pareja a 12 años de prisión.

Una mujer de la ciudad de Trelew y su pareja fueron condenados a 12 años de prisión por trata de personas con fines de explotación sexual tras haber sido encontrados culpables del secuestro de tres nenas, entre ellas su propia hija, para prostituirlas en el barrio porteño de Once durante las vacaciones de invierno.

Las nenas tenían entre 12 y 14 años, eran amigas y vivían en una situación de extrema vulnerabilidad cuando el 15 de agosto de 2016 se convirtieron en víctimas de las mentiras de María de los Ángeles Acosta.

TRELEW. La condenada les había dicho que irían a pasear, pero las prostituyó en Plaza Once. (Foto: gentileza El Esquiú).

Ese día la mujer engañó a su propia hija y le pidió permiso a las madres de las otras dos para llevarlas de paseo a Puerto Madryn. Prometió traerlas de regreso al otro día pero eso también fue mentira. No volvió y, en cambio, las llevó a Buenos Aires donde la esperaba su pareja, Rodolfo Mauricio Barrionuevo.

Mientras la pareja ponía en marcha su verdadero plan para las chicas, la mamá de una de ellas, que la esperaba para llevarla a un turno con el pediatra, presentó la denuncia la Comisaría 2ª porque no volvía y Acosta no le respondía los mensajes. Así, se desencadenó un operativo de búsqueda.

Las tres habían viajado sin dinero, sin documentos y se encontraban a cientos de kilómetros de sus casas, sin posibilidades de pedir ayuda. Las llevaban en micro a Plaza Miserere y las prostituían en un albergue de la zona con la amenaza constante de echarlas o dejarlas sin comida.

Acosta y Barrionuevo se quedaban con los 500 pesos cada vez que las menores eran explotadas sexualmente. Muchas veces no usaban preservativo y las obligaban a drogarse con marihuana, pasta base, paco, cocaína y pegamento.

Las declaraciones de la hermana del explotador y de una vecina fueron claves para rescatar a las víctimas y detener a la pareja. Según relató la segunda de las mujeres, las nenas salían a las 8 y regresaban a las 22. A esa hora le pedían siempre agua para poder higienizarse.

Las víctimas estaban en una casilla de madera con techo de chapa en la villa La Carolina. (Foto: gentileza Tiempo Sur).

La policía allanó ese domicilio en Villa La Carolina de Florencio Varela el 25 de agosto y encontró a las tres menores muy “nerviosas” junto a sus captores. En el lugar no había casi muebles. Era una casilla de madera con techo de chapa y tenían un recipiente en el que habían encendido fuego para calefaccionarse. Además, encontraron una bolsa con algunos preservativos usados.

Tres años después, el caso llegó a un tribunal y los jueces consideraron que Acosta y Barrionuevo “se aprovecharon de la situación personal de las niñas, pobres, con miedo, desconcierto e incertidumbre”. La declaración de las víctimas también fue determinante. Con un relato “coherente, ordenado y creíble”, las tres describieron una experiencia “traumática y angustiante”, sostuvo el fallo según publicó el sitio Tiempo Sur.

“Niñas en un cuarto de hotel alojamiento, ¿qué posibilidad tenían de poner alguna condición al ocasional “cliente”, exigir preservativos o establecer algún límite en esa relación sexual? Ninguna”, indicaron también los jueces en su sentencia.

Las pericias médicas determinaron que el cuerpo de una de las chicas “había sido muy maltratado, sus partes íntimas habían sido muy dañadas porque pasaban 10 o 12 hombres por día”.

Barrionuevo quedó preso en la Unidad 6 de Rawson y tenía condenas previas por violación de domicilio, amenazas y robo calificado. Acosta fue alojada en el Complejo Penitenciario Federal Nº 4 del Servicio Penitenciario Federal.

fuente:TN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.