En el centro comercial DFO Homebush de Sídney, Australia, un vigilador iraquí de treinta años de edad, identificado como Al Bayati fue condenado a cuatro años y medio de prisión, por abusar sexualmente de una menor cuando esta se encontraba perdida.

Según consignó el diario The Sydney Morning Herald, el presunto violador tomó a la niña de la mano cuando esta se encontraba llorando desconsoladamente, y la llevó engañada a un lugar desolado donde perpetró la violación.

A través de las cámaras de seguridad, se puede ver como once minutos después el hombre aparece con la menor, y la regresa a la zona de juegos, en donde estaban la madre y hermana de la víctima buscándola desesperadamente. En el registro se puede ver como el condenado reta a los familiares de la pequeña por haberla perdido de vista y no cuidarla como correspondía.

Ese mismo día, la niña de 3 años se quejó ante su padre, contándole que un “policía” hacía “bum bum”, según dijo el juez John Pickering, que condenó al hombre el martes pasado.

Según los especialistas de la policía australiana que entrevistaron a la menor llegaron a la conclusión de que mientras Al Bayati estaba con ella en la escalera de incendios, expuso su pene y la tocó inapropiadamente, incluyendo su ropa interior, con el fin de obtener placer sexual, detalla The Sydney Morning Herald. Sin embargo, pese a la condena recibida el iraquí continua negando que haya cometido el abuso sexual.

fuente:cronica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *