La página web sobre turismo de lujo Wellness Heaven realizó una encuesta entre más de 1.100 hoteleros. Desde jabones y lapiceras… ¡hasta cuadros y colchones!

En la lista de “souvenirs” que los huéspedes toman de los alojamientos 5 estrellas hay jabones y lapiceras, pero también otros objetos de mayor valor, según un estudio de la página web sobre turismo de lujo Wellness Heaven, realizado entre 1.157 hoteleros, revela BBCMundo.com.

En lo más alto de la lista se sitúan las toallas, seguidas de las batas y las perchas. Siguen las pilas del control remoto, los cuadros de la pared o las frazadas.

De un hotel de Berlín desaparecieron desde el cabezal de una ducha de lluvia, a una con hidromasaje, un asiento de inodoro, una tubería de desagüe o incluso una bacha completa.

También en Alemania, el propietario contó que todo el sistema de música del spa había desaparecido.

Pero desde Italia se reportó el robo de uno de los objetos más complicados de esconder: un piano de cola.

“Una vez cruzado el vestíbulo del hotel, noté que faltaba algo, y poco después me enteré de que tres desconocidos se habían llevado el piano de cola que, por supuesto, nunca volvió aparecer”, relató el gerente de hotel italiano.

Incluso los colchones de lujo, que a menudo valen varios miles de dólares, no son inmunes a la desaparición.

Cuando Wellness Heaven preguntó por los robos de este tipo, algunos hoteles explicaron que ocurren a la mitad de la noche y que los ladrones usan ascensores que conducen directamente al estacionamiento subterráneo.

Otro de los robos más desconcertantes fue el de los bancos interiores de un sauna de madera. Esto le pasó a un hotel cerca de Salzburgo, una ciudad de Austria, cercana a la frontera con Alemania.

En un hotel en Francia, un huésped fue atrapado tratando de robar la cabeza de un jabalí que adornaba una pared.

Tuvo que dejarla, obviamente, pero más tarde sus amigos le compraron la pieza al hotel y se la dieron como regalo de bodas.

La forma exacta en que los artículos voluminosos desaparecen sigue siendo un misterio para los hoteleros.

Cuando Wellness Heaven preguntó por los robos de este tipo, algunos hoteles explicaron que ocurren en mitad de la noche y que los ladrones usan ascensores que conducen directamente al estacionamiento subterráneo.

Otro de los robos más desconcertantes fue el de los bancos interiores de una sauna de madera.

Esto le pasó a un hotel cerca de Salzburgo, una ciudad de Austria, cercana a la frontera con Alemania.

Solo cuando un huésped posterior criticó la ausencia de bancos («¿Dónde debería sentarme en la sauna? No puedo relajarme mientras estoy parado«), el hotelero notó el robo.

La «sauna privada» se encuentra en la terraza de una suite. Los bancos estaban hechos de fragante madera de pino, lo que probablemente despertó el deseo del huésped.

En el caso de un alojamiento en Inglaterra, fue también otro cliente el que alertó de un robo.

Como no podía encontrar su habitación, bajó a la recepción para que le ayudaran a buscar su puerta.

Fue entonces cuando el personal se dio cuenta de que faltaba algo esencial: habían desaparecido los números de la puerta de la habitación.

 

Por nacionalidad

Al clasificar a los delincuentes por nacionalidad, resulta, por ejemplo, que los huéspedes de hoteles alemanes y británicos siguen un comportamiento de robo bastante «normal».

Además de las toallas y albornoces, se centran principalmente en los cosméticos y los artículos de tocador.

En contraste, explica Wellness Heaven, los austriacos están más orientados al placer: los platos y las máquinas de café aparecen en lo más alto de su clasificación de robos.

Para los estadounidenses, las almohadas y las pilas aparecen como los principales objetos del deseo.

Según la encuesta, los italianos prefieren llevarse las copas de vino como recuerdo de un hotel, mientras que el secador de pelo ocupa un lugar destacado en el ranking suizo.

Por su parte, los franceses roban de una manera más espectacular: se sienten atraídos principalmente por los televisores y los controles remotos.

Los huéspedes holandeses son los más prácticos de todos: sus favoritos incluyen bombillas y papel higiénico.

Fuente-BBC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.