En solo dos años el porcentaje de población que experimentó inseguridad alimentaria grave pasó del 19,1 % al 32,1% esto equivale a una suba del 71 por ciento en el total de individuos con falta de acceso continuado a los alimentos.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) informó que entre 2016 y 2018 el número de personas que padecen inseguridad alimentaria “moderada o grave” se incrementó en casi 6 millones de personas.

La FAO indica que en América Latina y el Caribe, “las tasas de subalimentación han aumentado en los últimos años, en gran parte como consecuencia de la situación en América del Sur, donde el porcentaje de personas con hambre aumentó del 4,6% en 2013 al 5,5% en 2018”.

Ese aumento, según el organismo con sede en Roma, se corresponde principalmente con la desaceleración económica experimentada por varios países de la región, especialmente la República Bolivariana de Venezuela, donde la prevalencia de la subalimentación asciende actualmente al 21,2% de la población.

Por otro lado, del análisis del anexo estadístico provisto por la FAO y analizado por OCIPEx, se obtiene que el aumento en la prevalencia y el número de personas que padecen inseguridad alimentaria en la Argentina se encuentra entre los más altos a nivel mundial.

Entre el período 2014-2016 y el correspondiente a 2016-2018, el porcentaje de población que experimentó inseguridad alimentaria moderada o grave pasó del 19,1 % al 32,1% o, lo que es lo mismo, de 8,3 millones de personas a 14,2 millones. Este incremento en 5,9 millones de personas equivale a una suba del 71 por ciento en el total de individuos con falta de acceso continuado a los alimentos.

Fuente: Ambito.com

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *