“Este implante cubre el corazón y la cavidad intratorácica y por lo tanto probablemente salvó la vida de la mujer”, indicaron desde el equipo de investigación, dirigido por el cirujano plástico Giancarlo McEvenue.

Médicos de Canadá informaron de un extraño caso ocurrido en Ontario hace dos años, en el cual una mujer recibió un disparo en su zona torácica y se salvó gracias a que sus implantes de silicona detuvieron la bala, la cual perforó parte del tejido pulmonar, pero no el corazón.

El suceso fue abordado en la revista Plastic Surgery Case Studies, donde se indicó que la afectada fue una mujer de 41 años, que recibió el impacto de bala.

Ella relató que en ese instante sintió “calor y dolor en el pecho izquierdo”, por lo que miró hacia abajo y vio consternada que estaba sangrando.

Fue trasladada hasta un hospital de la ciudad antes mencionada, donde se descubrió que tenía una bala incrustada en la parte superior de su seno izquierdo, la cual perforó parte de su pulmón y una costilla. Luego de analizar la herida, se determinó que le habían disparado a corta distancia.

Luego de las reconstrucciones del caso, los médicos establecieron que la bala había pasado por los dos implantes mamarios y únicamente generó daño en el tejido del pulmón.

“Este implante cubre el corazón y la cavidad intratorácica y por lo tanto probablemente salvó la vida de la mujer”, indicaron desde el equipo de investigación, dirigido por el cirujano plástico Giancarlo McEvenue.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *