Eran las 11.30 horas cuando la operadora de la Policía de Sáenz Peña, Chaco,recibió una llamada. Esta vez no se trataba de un ilícito, ya que una mujer se contactó para informar que tanto ella como su concubino están desocupados y no tenía para darles de comer a sus cuatro hijos de 3 meses, 2,7 y 10 años.

Lucrecia María Zacarías es una madre de 33 años. Todos los miembros de su familia pertenecen a una etnia de pueblos originarios. Según le dijo a la Policía, tanto ella como el padre de sus hijos se encuentran desocupados y no tenían para darles alimentos a sus hijos.

Por tal motivo, los agentes tras escuchar el mal momento que se encontraban esta familia, pusieron su granito de arena y colaboraron con la familia

Los uniformados de la Comisaría Tercera de Sáenz Peña realizaron una colecta entre colegas y juntaron los alimentos comestibles (leche, azúcar, aceite, fideos) además de dinero en efectivo.

Se dirigieron hasta la casa ubicada en barrio Hipólito Yrigoyen, y allí hicieron entrega a la familia la donación, quienes demostraron con alegría y agradecimiento por los alimentos.

Por último, los uniformados quedaron satisfechos por que pudieron cumplir con la labor policial de colaborar de una forma distinta con la comunidad y no solo brindar seguridad, sino también mostrar su apoyo en momentos difíciles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.