Era las 11.30 horas cuando la policía recibió una llamada. Esta vez no se trataba de un ilícito, ya que una mujer se contactó para informar que tanto ella como su concubino están desocupados y no tenía para darles de comer a sus cuatro hijos de 3 meses, 2,7 y 10 años.

Lucrecia María Zacarías es una madre de 33 años, todos los miembros de su familia de la etnia pueblos originarios viven en calle 47 entre 6 y 8 -Sáenz Peña, Chaco-. Según le dijo a la policía, tanto ella como el padre de sus hijos se encuentran desocupados y no tenían para darles alimentos a sus hijos.

Ante esa información, la Policía adquirió alimentos comestibles (leche, azúcar, aceite, fideos, etc) y junto dinero haciendo entrega a la familia, quienes demostraron con alegría y agradecimiento por las donaciones.

De igual forma se dio intervención a la UPI, quienes se constituyeron al lugar para ocuparse de la situación.

Fuente: Diario Tag

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.