El ataque ocurrió en Monte Caseros. La víctima casi muere. Ayer indicó que sus hijas y nieto fueron blanco de intimidaciones.

Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas, en la ciu­dad de Mon­te Ca­se­ros, dos per­so­nas fue­ron he­ri­das se­ria­men­te con cu­chi­llos du­ran­te un con­fu­so epi­so­dio ocu­rri­do en esa lo­ca­li­dad. Ayer, uno de los dam­ni­fi­ca­dos brin­dó su tes­ti­mo­nio; ade­más, de­nun­ció pú­bli­ca­men­te que quie­nes lo ata­ca­ron, o per­so­nas cer­ca­nas a es­tos, ame­na­za­ron a su fa­mi­lia.

Al res­pec­to, el dam­ni­fi­ca­do, Juan Do­min­go G., in­di­có que las in­ti­mi­da­cio­nes fue­ron di­rec­ta­men­te con­tra sus hi­jas y un nie­to. “Si tie­nen pro­ble­mas con­mi­go es una co­sa, pe­ro a mi fa­mi­lia no quie­ro que la to­quen”, in­sis­tió de­ses­pe­ra­do el hom­bre, quien es pe­ón ru­ral.

Al res­pec­to, otro da­to que con­tó el dam­ni­fi­ca­do, fue que fue des­pe­di­do, ya que por su es­ta­do de sa­lud, no pue­de re­a­li­zar tra­ba­jos for­za­dos.

En ese sen­ti­do, de­be se­ña­lar­se que el dam­ni­fi­ca­do lo­gró iden­ti­fi­car al me­nos a uno de quie­nes ha­brí­an es­ta­do im­pli­ca­dos en el ata­que. “E­ra­mos dos con­tra más de diez. Na­da pu­di­mos ha­cer”, in­di­có el hom­bre an­te el me­dio lo­cal AVC pro­duc­cio­nes (fo­tos gen­ti­le­za).

Juan Do­min­go G. su­frió tres pun­ta­zos, dos en zo­na del ab­do­men. “El doc­tor me di­jo que si lle­ga­ba cin­co mi­nu­tos más tar­de al hos­pi­tal iba a mo­rir”, re­cor­dó con res­pec­to al epi­so­dio re­gis­tra­do du­ran­te la ma­dru­ga­da del 16 de agos­to. Es así que, el dam­ni­fi­ca­do es­tu­vo nue­ve dí­as in­ter­na­do, tras lo cual pu­do re­cu­pe­rar­se y fue da­do de al­ta. Sin em­bar­go, sos­tu­vo que fue a la co­mi­sa­ría pe­ro que, apa­ren­te­men­te, le di­je­ron que va­ya ha­cia el Juz­ga­do lo­cal. Lo cier­to es que, el hom­bre se en­cuen­tra pre­o­cu­pa­do por el ries­go que sus fa­mi­lia­res co­rre­rí­an. “A uno de los que me agre­dió lo co­noz­co de vis­ta, del ba­rrio”, sos­tu­vo.

Por otro la­do, re­mar­có que no só­lo fue víc­ti­ma de las agre­sio­nes du­ran­te el epi­so­dio vio­len­to, si­no que ade­más, cuan­do se en­con­tra­ba in­cons­cien­te, los vio­len­tos le ro­ba­ron su bi­lle­te­ra y un cin­to con una he­bi­lla con la fi­gu­ra de un gau­cho.

Se­gún la ver­sión del en­tre­vis­ta­do, du­ran­te la ma­dru­ga­da del día se­ña­la­do, se en­con­tra­ba jun­to a otras dos per­so­nas in­gi­rien­do be­bi­das al­co­hó­li­cas.

En un mo­men­to da­do, de­ci­die­ron sa­lir pa­ra com­prar más vi­no. Es así que Jo­sé Luis P. acom­pa­ñó al en­tre­vis­ta­do ha­cia un kios­co de la zo­na.

No obs­tan­te, di­jo que cuan­do es­ta­ban bus­can­do al­gún co­mer­cio abier­to, ad­vir­tie­ron que se le acer­có un gru­po nu­me­ro­so de per­so­nas.

“Es­tos nos van a que­rer ro­bar o al­go”, le ha­bría di­cho Juan Do­min­go a Jo­sé Luis un ra­to an­tes, pe­ro es­te de­ses­ti­mó la ad­ver­ten­cia y le di­jo que con­ti­nú­en con tran­qui­li­dad.

No obs­tan­te, la pa­to­ta los in­ter­cep­tó. “U­no de ellos se me aba­lan­zó y me pe­día di­ne­ro, yo co­men­cé a ti­rar trom­pa­das pa­ra in­ten­tar de­fen­der­me, pe­ro eran de­ma­sia­dos”, se­ña­ló.

Es así que sin­tió que fue he­ri­do cer­ca del es­tó­ma­go. “U­na vez que es­ta­ba ti­ra­do, ya sin po­der de­fen­der­me, me pe­ga­ron en la ca­be­za”, sos­tu­vo el hom­bre.

Con res­pec­to a su ami­go, di­jo que “el cu­chi­llo por po­co im­pac­ta en su co­ra­zón”.

Así es que los en­con­tra­ron ti­ra­dos por ca­lle Pe­lle­gri­ni y Ca­ta­mar­ca.

Fuente: Diario época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *