Sheila Woodcock, de New Castle (Australia), repartió su herencia —equivalente a casi 32.0000 millones de pesos— entre 15 organizaciones de beneficencia.

Los familiares de la mujer, quien murió en mayo de 2018 a los 87 años, desconocían que Sheila tuviera tanto dinero porque ella nunca habló de ello, informó New Castle Herald.

La australiana nunca se casó y tampoco tuvo hijos, por lo que se dedicó a ayudar a los más necesitados a través de donaciones a diferentes entidades, de ahí que su última voluntad fuera seguir colaborando, indicó el periódico local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.