Las dos flotas que tienen bases en esta ciudad mejoraron un 40% su caudal de pasajeros en las últimas semanas. Atribuyen ese repunte al interés de los habitantes de Resistencia por los balnearios públicos locales. La Fiesta del Chamamé también moviliza el traslado.

Las flotas que brindan el servicio interprovincial de remises (Chaco-Corrientes) viven días de alta demanda. Esta coyuntura se da gracias a que, cotidianamente, cientos de habitantes de la vecina ciudad de Resistencia cruzan el puente General Belgrano para refrescarse en los balnearios públicos de Arazaty e Islas Malvinas.

“Podemos afirmar, después de mucho tiempo, que mejoramos nuestro nivel de traslado de pasajeros. En temporada alta cada remís, por jornada, hace unas cinco vueltas completas (40 pasajeros); hoy estamos en 7 (56 pasajeros), con una tarifa plana de 70 pesos”, describió a época Eduardo Torres, quien regentea la base emplazada en la zona del Puerto.

“La mayoría de las personas que, actualmente, usan nuestros coches son resistencianos que vienen -o vuelven- de las playas. También hay que admitir que la Fiesta del Chamamé es un buen aliciente para la demanda nocturna de este servicio”, remarcó.

Por otra parte, el referente del transporte liviano interprovincial sumó que “cuando termino el ciclo lectivo pensamos que se venían un par de meses de muy poca actividad, pero por suerte el calor y la accesibilidad a las playas públicas de Corrientes nos favoreció”.

“Eventos como el chamamé y el carnaval -prosiguió- son importantes en estos meses en los que no hay tanta circulación de estudiantes o trabajadores”.

Los últimos incrementos registrados en los pasajes de ese servicio se dieron en octubre (cuando pasó de 50 a 60 pesos) y en noviembre (de 60 a 70 pesos).

“El año pasado fue difícil pero este enero es esperanzador. Ojalá podamos sostener este volumen de pasajeros”, enfatizó Torres.

Blanco, verde y rojo
Hay dos bases operables en la ciudad, la del Puerto y la de 3 de Abril y La Rioja, que totalizan actualmente 36 automóviles identificados con el color blanco, con franjas verdes y rojas.
Este servicio tiene ya 22 años de actividad (se originó en 1998) y enfrentó varias coyunturas adversas. Otrora su parque automotor supo superar las 50 unidades (hoy hay 36 coches en circulación).
Los estudiantes universitarios fueron, durante muchos años, los principales clientes de los remises Chaco-Corrientes; es por ello que, toda vez que se acerca algún receso educativo, la demanda de ese servicio ve menguar, considerablemente, su caudal de pasajeros.

Música y transporte

Con el inicio de la 30ª Fiesta Nacional del Chamamé, taxistas y remiseros de la ciudad viven noches de buena demanda.
Trasladarse del centro de la ciudad hacia el anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola puede costar unos 150 pesos.
Este tipo de megaeventos culturales dinamizan la economía de la ciudad.
Los hoteles están repletos y los comercios y locales gastronómicos también se benefician con el movimiento turístico generado en torno a ese festival.

Fuente: Diario época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.