Además, los malvivientes se llevaron la camioneta de la víctima, que luego abandonaron. Se habló de entre dos y cuatro ladrones que ingresaron a la vivienda cuando el morador no se encontraba. Al regresar el damnificado, halló a los intrusos, quienes lo golpearon.

Al­te­rats, her­ma­no del in­ten­den­te de Sa­la­das, tu­vo un amar­go “re­ci­bi­mien­to” al lle­gar a su ca­sa en aque­lla lo­ca­li­dad co­rren­ti­na, ya que la­dro­nes que ha­bí­an in­gre­sa­do al in­mue­ble lo re­du­je­ron y gol­pe­a­ron du­ran­te ho­ras la no­che. Lue­go de mo­men­tos de ten­sión, los de­lin­cuen­tes se fue­ron con la ca­ja fuer­te del dam­ni­fi­ca­do y, por si fue­ra po­co, hu­ye­ron en la ca­mio­ne­ta de la víc­ti­ma, que lue­go aban­do­na­ron fue­ra de la ciu­dad.

El hom­bre es­tu­vo ma­nia­ta­do por va­rias ho­ras, has­ta que por fin pu­do li­brar­se e ir a la Po­li­cí­a. Los efec­ti­vos, tras un ras­tri­lla­je, ha­lla­ron el ve­hí­cu­lo que le ha­bía si­do ro­ba­do al her­ma­no del in­ten­den­te sa­la­de­ño.

Al res­pec­to, si bien fuen­tes de la pren­sa lo­cal ha­bla­ron de cua­tro de­lin­cuen­tes, in­for­ma­ción co­no­ci­da por épo­ca dio cuen­ta de que fue­ron dos asal­tan­tes, quie­nes es­ta­ban a ca­ra des­cu­bier­ta.

Se­gún se in­di­có a es­te ma­tu­ti­no, al­re­de­dor de las 23 del miér­co­les, los mal­vi­vien­tes in­gre­sa­ron a la ca­sa de Al­te­rats, ubi­ca­da por ca­lle Al­si­na.

Co­mo ya se di­jo, no ha­bía mo­ra­dor al­gu­no en ese mo­men­to, de­bi­do a que el dam­ni­fi­ca­do se en­con­tra­ba en su co­mer­cio, si­tua­do a po­ca dis­tan­cia de su vi­vien­da.

Se des­co­no­ce aún si fue pla­ne­a­do o no, pe­ro lo cier­to es que, cuan­do Al­te­rats vol­vió a su ca­sa, lue­go de abrir la puer­ta, fue re­du­ci­do por los mal­he­cho­res, quie­nes se aba­lan­za­ron so­bre él sin dar­le tiem­po a re­ac­cio­nar.
Lue­go del en­cuen­tro con los in­va­so­res, és­tos co­men­za­ron a exi­gir­le di­ne­ro que “sa­bí­an”, ha­bía en la ca­sa.
En me­dio de to­do el epi­so­dio, el pro­pie­ta­rio de la ca­sa fue gol­pe­a­do, lo que le pro­vo­có al­gu­nos cor­tes en la ca­be­za que tu­vie­ron que ser su­tu­ra­dos.

“Es­ta­ban ar­ma­dos y con el ros­tro des­cu­bier­to”, sos­tu­vo una fuen­te cer­ca­na.

Lue­go de un buen ra­to, los la­dro­nes aga­rra­ron una ca­ja fuer­te chi­ca, fá­cil­men­te ma­ni­pu­la­ble. Apa­ren­te­men­te, con la in­ten­ción de no le­van­tar sos­pe­chas de ve­ci­nos, bus­ca­ron la lla­ve de la ca­mio­ne­ta de Al­te­rats, la cual abor­da­ron y hu­ye­ron.

Has­ta el mo­men­to, no tras­cen­dió la su­ma de di­ne­ro que ha­bría con­te­ni­do la ca­ja fuer­te.

Lo cier­to es que Al­te­rats pa­só va­rias ho­ras con las ma­nos ata­das. Al ver que los la­dro­nes se fue­ron fi­nal­men­te, co­men­zó a for­ce­je­ar has­ta que las ata­du­ras ce­die­ron.

Una vez que lo­gró li­be­rar­se, du­ran­te la ma­dru­ga­da, lla­mó a la co­mi­sa­ría ju­ris­dic­cio­nal cu­yo per­so­nal efec­tuó un ras­tri­lla­je jun­to a las otras de­pen­den­cias de la zo­na, pa­ra ha­llar a los mal­vi­vien­tes. Sin em­bar­go, has­ta aho­ra só­lo fue en­con­tra­da la ca­mio­ne­ta To­yo­ta de la víc­ti­ma, que fue aban­do­na­da a un cos­ta­do de la Ru­ta Pro­vin­cial Nº27, en cer­ca­ní­as a Cua­tro Bo­cas.

La no­ti­cia de que el her­ma­no del in­ten­den­te fue asal­ta­do se co­no­ció rá­pi­da­men­te en Sa­la­das y en el res­to de la pro­vin­cia.

Una vez que se in­for­mó de to­do a las au­to­ri­da­des, a la lo­ca­li­dad co­rren­ti­na lle­ga­ron agen­tes po­li­cia­les de la ciu­dad de Co­rrien­tes, per­te­ne­cien­tes a las di­rec­cio­nes de De­li­tos Com­ple­jos y de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal.

Has­ta el mo­men­to, se su­po que se es­ta­ban ana­li­zan­do cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, pa­ra co­no­cer de­ta­lles so­bre los mo­vi­mien­tos de los de­lin­cuen­tes.

Se cree que, si bien se fue­ron en la ca­mio­ne­ta de la víc­ti­ma, con­ta­ban con un se­gun­do ve­hí­cu­lo, un au­to­mó­vil cu­ya mar­ca no se in­for­mó.

Lo cier­to es que la ciu­dad es­tá con­mo­cio­na­da, no só­lo por el ro­bo en si, si­no por­que no se tra­ta de un he­cho ais­la­do. En ese sen­ti­do, hu­bo otros de­li­tos si­mi­la­res y el ma­les­tar de los po­bla­do­res au­men­ta, se­gún in­for­ma­ron las fuen­tes. En ese sen­ti­do, un tiem­po atrás se lle­va­ron ade­lan­te reu­nio­nes ve­ci­na­les con fun­cio­na­rios del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad de la pro­vin­cia pa­ra ana­li­zar có­mo en­fren­tar la in­se­gu­ri­dad lo­cal.

Funte: época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *