Todavía se mantiene la alerta roja en la ciudad turística de Chile. “Hay indicios de intencionalidad”, estimaron las autoridades.

Un gigantesco incendio se desató en los cerros de la costera ciudad de Valparaíso, a 120 kilómetros al oeste de Santiago de Chile, donde ya consumió más de 100 casas y sigue activo.

De acuerdo al director de la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior (Onemi), Ricardo Toro, el fuego comenzó a expandirse en la tarde del 24 de diciembre y se mantiene la alerta roja en la comuna de Valparaíso, donde ya evacuaron las poblaciones de los cerros Rocuant y San Roque.

Por razones preventivas, el distribuidor de energía eléctrica de la zona cortó el suministro eléctrico, que afecta a 90.000 personas. Hasta el momento no hay información de muertos y los investigadores están detrás de la pista de que se originó de forma intencional. “Hay indicios de intencionalidad”, estimó el vocero del Ministerio del Interior.

Helicópteros forestales descargaron miles de litros de agua sobre los barrios humeantes de la parte alta del puerto de Valparaíso para terminar de apagar los incendios activos. “Las casas se quemaron sin que nadie pudiera hacer nada… se quemó mi casa y la de mi sobrina, que la había inaugurado hace un mes”, relató a la agencia AP César, un vecino.

El ministro del Interior, Gonzalo Blumel, informó que ya se habilitaron refugios especiales en la zona para las familias afectadas y que estarán operativos hasta que sea necesario.

Según información oficial trabajan en el lugar 15 brigadas, 2 técnicos, 4 aviones y 4 helicópteros de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), 54 unidades de Bomberos de Valparaíso, Viña del Mar, Quilpué, Villa Alemana, Casablanca, San Antonio y Cartagena, además de personal de Carabineros, Ejército de Chile y Defensa Civil, detalló Télam.

Los sectores donde se registran los focos de incendio son de difícil acceso, lo que imposibilita una rápida labor del personal de bomberos y Conaf, según informaron desde la Onemi.

Valparaíso tuvo el último mes varios incendios forestales, durante la peor sequía que afecta Chile desde que se llevan registros. El peor fue en abril de 2014, cuando murieron 15 personas, 2200 viviendas fueron arrasadas y más de 10.000 fueron desplazadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.